Los violentos pretendieron silenciarnos, pero no pudieron

 Los violentos pretendieron silenciarnos, pero no pudieron

Hace 31 años cerca de 100 kilos de dinamita, camuflados en un Renault 4, estallaron frente a la entrada de la sede principal de Vanguardia. Se trató de un atentado que destruyó parte de la edificación, pero que no pudo frenar nuestra labor informativa ni mucho menos la línea editorial que respaldó la lucha contra el narcotráfico.

POR: VANGUARDIA

producci

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *