Lo que debe saber de la apertura de Iglesias en Bucaramanga

 Lo que debe saber de la apertura de Iglesias en Bucaramanga

Aunque desde este martes empieza la fase de aislamiento selectivo que permite la reapertura de iglesias, los templos de Bucaramanga aún no están autorizados para abrir sus puertas.

En el transcurso de los primeros siete días de septiembre las iglesias que quiera reiniciar sus actividades presenciales en Bucaramanga deberán registrarse en el sitio web emergencia.bucaramanga.gov.co.

Tras realizar este paso, la Administración Local autorizará la apertura gradual de los templos. Los primeros en recibir el visto bueno serían aquellos ubicados en zonas con baja afectación por coronavirus y empezarían a funcionar desde el próximo martes 8 de septiembre.

Aquellas iglesias que reciban el aval podrían operar todos los días. Los interesados en asistir deberán realizar reservaciones para cada ceremonia, en la que no se permitirán más de 50 personas.

Para ingresar no aplicará la restricción de pico y cédula. Los asistentes deben mantener una distancia mínima de dos metros y deben cumplir con el uso obligatorio del tapabocas.

Roque Julio Quintero Rueda, párroco de San Laureano, reiteró que actualmente las iglesias se encuentran haciendo los trámites para gestionar los permisos y presentar a la Alcaldía de Bucaramanga los protocolos de bioseguridad que implementarán. “Tenemos que seguir las directrices del gobierno local. Incluso desde el próximo martes no podrán abrir todos los templos”.

Quintero explicó que por ejemplo la apertura de templos emblemáticos, como la parroquia San Laureano y la Catedral de la Sagrada Familia, está en duda debido a que están localizadas entre las comunas Centro y García Rovira, que registran altos índices de contagio. “Estamos en zona de riesgo. Lo que es Campo Hermoso, La Joya y Alfonso López está dentro de las zonas de alta afectación. La reapertura en estos sectores podría tardar un poco más. Estamos atentos a cualquier pronunciamiento de la Alcaldía” explicó el sacerdote.

Además, el párroco señaló que para garantizar que no se registren aglomeraciones, lo recomendable es que las iglesias creen un sistema de reservas. Para su caso particular, detalló que los asistentes deberán comunicarse previamente.

“Se debe llevar un control de cada celebración para que no ingresen más de 50 personas. Cuando estemos autorizados, la gente podrá llamar para inscribirse. Se van a publicar los horarios de las eucaristías. A la entrada del templo van a ingresar quienes figuren en el listado”, comentó.

Quienes participen en las ceremonias deberán dejar datos como su dirección y teléfono para realizar un cerco epidemiológico en caso de que se reporte un contagio.

Las iglesias podrían realizar varias ceremonias diarias. “Cada día se podrían hacer dos o tres misas, para darle la oportunidad a la gente”, dijo Quintero.

Tomada: Vanguardia.

producci

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *