Iglesias toman con mesura la reapertura de templos en Bucaramanga

 Iglesias toman con mesura la reapertura de templos en Bucaramanga

El Roque Julio Quintero Rueda, párroco de San Laureano, afirmó que si bien la Administración Departamental anunció la apertura de iglesias desde el próximo martes, la medida no aplicaría para todos los templos y hasta tanto no se tenga un decreto no se sabrá quiénes están autorizados para desarrollar las ceremonias religiosas.

“Hasta que no tengamos un documento escrito, no podemos nosotros tomar ninguna decisión. El resto son anuncios anticipados. Además, la autorización también depende del aval de las alcaldías. Que el Gobierno Nacional hubiese autorizado, no quiere decir que todas las iglesias se abran de una vez. Todavía es muy arriesgado decir que se va a abrir”, explicó Quintero.

El párroco señaló que por ejemplo en Bucaramanga antes de abrir cualquier templo, se deberá hacer un balance para identificar cuáles son los sectores más afectados por el coronavirus. “Las parroquias ubicadas en zonas con menos contagios serían las primeras en abrir. Dónde se tengan más cosos de la enfermedad habrá más restricciones. Nos toca esperar hasta que tengamos en las manos la autorización”, reiteró.

Además, el Padre Quintero recalcó que si bien no tienen una fecha precisa de apertura, la mayoría de iglesias tienen listos los protocolos de bioseguridad que aplicarán. En su caso particular, desde hace tres meses trabaja con un comité para la implementación de dichas medidas. “Tenemos que tomar la temperatura a quienes entren, se debe tener un listado de los visitantes y exigirles tapabocas. La ubicación de las personas en el templo también está definida. La capacidad no va a ser mayor a 50 personas”, detalló.

Ante la próxima reapertura de las iglesias, el concejal Jaime Andrés Beltrán aseguró que se está coordinando con la Alcaldía de Bucaramanga dicho proceso. “Las iglesias tendrán que inscribirse en una plataforma de la Administración Local. Se autorizará el funcionamiento de aquellas que estén en zonas de bajos contagios. Los planes pilotos empezarán a partir del segundo domingo de septiembre”.

Beltrán recalcó que con base a cómo se desarrollen dichos pilotos, que tendrán seguimiento por parte de la Secretaría de Salud, se podría ir ampliando el índice de aforo en cada congregación. “No habría toque de queda los domingos para que la gente se pueda desplazar tranquilamente a sus iglesias, con todas las medidas de bioseguridad establecidas”.

El líder cristiano resaltó igualmente que hace casi un mes el Gobierno Nacional expidió un decreto que establece todos los protocolos que se deben aplicar en los templos. “Debe haber un distanciamiento de mínimo dos metros de persona a persona. Al ingreso se deben desinfectar manos y pies. No debe haber contacto con otras personas, que deben tener los tapabocas puestos. No se permitirá que las reuniones duren más de una hora y debe haber un registro de cada uno de los asistentes”, precisó.

Para el cabildante es claro que no todas las personas están interesadas en ir a las congregaciones, porque prefieren evitar grupos de personas reunidas.

Sin embargo, subrayó que “la iglesia no puede verse como un sector económico reactivado. La iglesia es un ente social que contribuye en la salud mental de los ciudadanos. La crisis más profunda del coronavirus no es el tema de infectados, sino la depresión, la ansiedad y la frustración que está sintiendo mucha gente. Lo que hace la iglesia es generar un punto de equilibrio emocional y espiritual, para que las personas tengan un nivel de estabilidad y solidez para afrontar la situación”.

Tomada: Vanguardia.

producci

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *