Las “falencias” detectadas por peritos en las ciclorrutas de Bucaramanga

 Las “falencias” detectadas por peritos en las ciclorrutas de Bucaramanga

Conflictos con actividades comerciales, con los servicios de ambulancia y con los desplazamientos del peatón, entre otros, fueron identificados en las ciclorrutas de Bucaramanga y advertidos por expertos de la UIS en una reciente investigación.

Aunque los 17,4 kilómetros de ciclorrutas que se construyen en Bucaramanga cumplen “los requisitos básicos”, el proyecto “tiene falencias” relacionadas con la capacidad vial que existe y con el alto tránsito automotor presente en varias de las vías seleccionadas para adecuar los bicicorredores.

Así lo concluyó un grupo de peritos de la Universidad Industrial de Santander, UIS, quienes en pasados días dieron a conocer los resultados de una investigación que se adelantó, con el fin de realizar un diagnóstico y una valoración técnica de las especificaciones y características de dichas obras.

Llama la atención una advertencia que genera el informe de esta investigación, el cual señala que cabe la posibilidad de que “las ciclorrutas nazcan muertas, es decir, que no haya potenciales biciusuarios que las usen y el proyecto se convierta en un ‘elefante blanco’”.

¿Cuántos pedalistas y automotores usan las vías elegidas para el proyecto? ¿Cuál es el grado de congestión vial? ¿Cuáles son los problemas que existen con los demás actores de la movilidad y con actividades comerciales?

Estas son algunas de las inquietudes que se tuvieron en cuenta por parte de ingenieros de tránsito y transporte de la UIS, como parte del peritaje que ordenó la jueza responsable del proceso de acción popular que se adelanta en contra de las ciclorrutas

“El corredor más crítico”

Se habilitarán ciclorrutas en cerca de 12 vías, de las cuales se considera que cinco corredores son los más críticos, debido a los conflictos existentes entre pedalistas, peatones, conductores, comercio y servicios de salud, los cuales son: calle 33, Real de Minas y las carreras 21, 29 y 35.

En la toma de velocidades y mediciones de aforos vehiculares realizados en la calle 33, entre las 11:30 a.m. y las 2:30 p.m., se contabilizaron en total 41 biciusuarios y 1.950 automotores, de los cuales 59,8% fueron motocicletas, 12,6% taxis, 18,0% particulares, 8.4% busetas y 1,2% camiones.

Esta gran cantidad de tránsito automotor, las actividades comerciales de la zona y fenómenos como la informalidad generan que la calle 33 sea “considerado como el corredor más crítico en materia de movilidad”. El promedio de la velocidad es de 13,9 kilómetros por hora.

Iván Leal, presidente de la Junta de Acción Comunal del Centro de Bucaramanga, manifestó a Vanguardia que “ya existen conflictos entre los ciclistas, los peatones y los comerciantes que necesitan descargar mercancías. Cuando se encuentre un camión descargando, qué opción tendrá el pedalista? No estamos en contra del proyecto, lo que rechazamos es la forma cómo se implementó y la falta de planificación”.

“No disminuir demasiado el perfil”

Los investigadores consideran que en algunos casos, como en la carrera 21, se pudo haber ocasionado menor afectación y no restar tanto espacio a los automotores, “dada la limitación de nuestros corredores viales”. Recomiendan “utilizar los anchos mínimos establecidos en la guía” de ciclo infraestructura en corredores como el referido.

“Es importante revisar los anchos de la segregación a efecto de no disminuir demasiado el perfil de la vía, especialmente en aquellos perfiles viales limitados y que tengan altos volúmenes de tráfico, como la carrera 21, carrera 35A, la calle 33, la carrera 29 y la carrera 31”, concluyeron los peritos.

Problemas con ambulancias

En algunos puntos, los peritos evidenciaron que los carriles exclusivos para bicicleta podrían perjudicar los servicios de ambulancia. Ellos proponen que dichas actividades se tengan en cuenta para el tipo de materiales usados en la segregación de carriles y en la señalización de tránsito.

Los expertos también sugieren “permitir el parqueo de ambulancias en ciclorrutas bidireccionales, ya que su ancho lo permite. “Es importante establecer o detectar sitios en los cuales las ambulancias hacen mayor presencia y coordinar los estacionamientos con las autoridades”.

“Hemos seguido las sugerencias”

Los peritos destacan que se trata de un proyecto positivo en materia de “medios alternativos de transporte”, pero concluyen que es necesario realizar varios ajustes técnicos para que se logre un impacto positivo en la movilidad y no al contrario.

Iván Vargas, secretario de Infraestructura de la Alcaldía de Bucaramanga, indicó a Vanguardia que “estamos de acuerdo con la mayoría de las recomendaciones que hacen los expertos. De hecho, hemos cumplido y seguido las sugerencias casi en un 90%”.

“La próxima semana haremos un nuevo recorrido con los peritos por las ciclorrutas, para que evidencien los ajustes que se han efectuado. Queremos que el proyecto quede con los mejores detalles y calidad técnica que se pueda”, agregó el funcionario.

Tomada: Vanguardia.

producci

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *