¿Escándalos en Ejército podrían afectar sociedad con la Otan?

 ¿Escándalos en Ejército podrían afectar sociedad con la Otan?

En el último año, el Ejército colombiano ha estado en el ojo del huracán por el accionar de algunos de sus integrantes, lo que afecta directamente la imagen favorable que, por muchos años, ha tenido una de las instituciones más importantes del país en temas de seguridad.

Casos de corrupción de altos oficiales, interceptaciones y perfilamientos a personas ajenas al conflicto armado, casos de violaciones sexuales a menores de edad y homicidios de campesinos ajenos a grupos ilegales, hacen parte de algunos hechos ocurridos en los últimos meses, y aunque han generado una reacción de esa misma institución con el fin de buscar justicia, transparencia y evitar nuevos actos similares, estos podrían llegar a tener un efecto con las alianzas y sociedades que tiene el país con organismos internacionales como la Otan.

En mayo de 2018, la Organización del Tratado del Atlántico Norte, Otan, oficializó a Colombia como su único socio global en América Latina, muy diferente a ser miembro de esa alianza político-militar. Desde ese entonces el país, entre otros beneficios, logró acceder a diversos planes, programas, capacitaciones y entrenamientos para los integrantes de las Fuerzas Armadas por parte de los países miembros.

¿Puede afectar?

Analistas coinciden en que pueden presentarse repercusiones, como pérdida de beneficios, siempre y cuando Ejército o Gobierno no hagan correcciones necesarias y no exista justicia en casos relacionados con actividades ilegales.

“Colombia tiene prestigio en el plano militar ante la Otan y si estos temas no logran ser bien manejados por el Ministerio de Defensa y se conocen más casos en los que se comprometan actos contra civiles, podrían darse consecuencias en la sociedad que existe”, afirma el docente titular de seguridad y defensa nacional de la Universidad Externado, Jairo Libreros.

Fernando Cocho Pérez, analista de Inteligencia, explica que sí podría tener algún tipo de repercusión por los hechos conocidos, “pero creo que como todo país que ha pasado un proceso de pacificación, tiene un tiempo de cadencia para evaluar y depurar las responsabilidades políticas y militares en cada caso”.

Recuerda Cocho Pérez que países miembros de esa organización ejerciendo como Cascos Azules de la ONU, también han tenido casos de abusos sexuales, sobornos o desvío de fondos de ayuda humanitaria para su propio beneficio.

No hay riesgo

Por su parte, Mauricio Jaramillo, docente de la facultad de Ciencia Política, Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario, no cree que el estatus con la Otan, como socio y no miembro, dé para sanciones contra Colombia.

“Lo que sí debe haber es una preocupación dentro de la Otan porque Colombia, dentro de los compromisos que alcanzó en este acuerdo de asociación, es precisamente la difusión de los derechos humanos en el seno de las Fuerzas Militares y dentro de este acápite tiene mucha relevancia el enfoque de género. Puede afectar el prestigio, pero no para sanciones”.

Detalla el docente que hay que esperar que hace la justicia. “Colombia debe estar esperando que se administre justicia y que se haga un proceso de transparencia y castigo a los culpables, se podría mostrar eso como carta a Bruselas y también a Estados Unidos”.

Andrés Macías, docente en la Universidad Externado y experto en seguridad y defensa, asegura que la figura de socio de Colombia con la Otan no está en riesgo, sobre todo después de la decisión del Ministerio de Defensa de retirar el nombre del general (r) Nicacio Martínez como posible agregado militar ante esa organización. “Esa movida seguramente buscó enviar un mensaje de prudencia y cautela a la comunidad internacional”.

Macías incluso va más allá, y añade que contrario a poner en riesgo, la sociedad con la Otan genera es una obligación más al Estado colombiano “esta vez desde el ámbito internacional, para revisar y fortalecer los instrumentos y canales de supervisión, investigación y sanción de conductas irregulares e ilegales por parte de los uniformados”.

Tomada: Vanguardia.

producci

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *