Variante de San Gil inició en medio de pendientes y reclamos

 Variante de San Gil inició en medio de pendientes y reclamos

La alcaldía de San Gil citó una vez más a los responsables del proyecto de la Variante a una reunión para que terminen los trámites y respondan las dudas de los residentes de los sectores afectados. Aspectos relacionados con el manejo del tránsito sectorial, intervención del espacio público y compensación de áreas de cesión por afectación del proyecto, están pendientes.

La maquinaria para la construcción de la Variante de San Gil empezó a rodar ayer después de dos años de la adjudicación del proyecto y en medio de trámites sin completar ante la alcaldía de San Gil, dudas sin responder y promesas por cumplir.

Uno de los más sorprendidos por el inicio de trabajos fue Pedro López Uribe, secretario de Control Urbano e Infraestructura del municipio, que ayer justamente redactó un comunicado citando una vez más a los representantes de Concay S.A. -la empresa constructora- y el Invías, a una reunión para que terminen los trámites y respondan las preguntas pertinentes.

Hasta el momento la alcaldía de San Gil no ha recibido la socialización del proyecto final ni documento alguno que anuncie el inicio de la obra, resaltó el funcionario. Entre los documentos pendientes a Concay S.A. le resta terminar la caracterización vial para la aprobación del plan de manejo del tránsito sectorial, el trámite de licenciamiento de intervención del espacio público en el perímetro urbano de San Gil, el plan de compensación de áreas de cesión por afectación a causa del proyecto vial y, tal vez, lo más importante, dar respuesta a las inquietudes y quejas de los presidentes de las Juntas de Acción Comunal, JAC, de las diferentes comunidades.

Hasta que esto no suceda, la recomendación de la alcaldía de San Gil es que la obra no empiece, pero las máquinas ya están andando. En la vereda Ojo de Agua, los residentes esperan la intervención del viejo puente Quebrada Seca por donde pasaría gran parte de la maquinaria pesada.

“Estamos muy preocupados, en el puente no han hecho nada, nos prometieron arreglar la vía antes de empezar, contratar personal de la vereda y nada de nada”, dijo Felipe Acevedo Arenas, presidente de la JAC de la vereda Ojo de Agua.

El fortalecimiento de la estructura del puente Quebrada Seca fue también confirmada por la secretaría de Planeación en junio pasado, luego de visita al sector para corroborar si el mismo aguantaría el esfuerzo al que sería expuesto.

A estos faltantes se suma la exigencia hecha por la Personería de San Gil a Concay S.A. de reunirse con los residentes de algunos predios para que les expliquen el proyecto, acuerden la negociación y el desalojo de los mismos.

Un proyecto de $183.000 millones
El Instituto Nacional de Vías, Invías, anunció el inicio de las obras de construcción de 9,7 km de carretera nueva que conforman la variante de San Gil.
Con una inversión de $183.000 millones, la entidad ejecutará además obras para la construcción de un puente sobre el río Fonce, con una longitud de 360 metros, y el viaducto Las Lajas, de 435 metros. Con esta infraestructura nueva los usuarios podrán ahorrar entre 30 y 60 minutos en los tiempos de recorrido.
Con los protocolos de bioseguridad establecidos para reactivar e iniciar las obras del sector transporte, 134 colaboradores de la región iniciaron las obras de la variante. Allí la entidad había movilizado bulldozer, retrocargadores, retroexcavadoras, cargadores y vibrocompactadores antes de la emergencia sanitaria.

producci

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *