Recomendaciones para cuidar su salud mental en caso de contagiarse con COVID-19

 Recomendaciones para cuidar su salud mental en caso de contagiarse con COVID-19

El COVID-19 no es una enfermedad que solo afecta nuestro cuerpo, también representa un peligro para la salud mental. Un experto explica cómo sobrellevar su vida si en algún momento resulta contagiado por el coronavirus.

Sin duda, el SARS-CoV-2 ha cambiado nuestra cotidianidad. Este ‘pequeño enemigo’ generó nuevos desafíos globales en aspectos como la economía, las dinámicas sociales y por supuesto, la salud pública. Sin embargo, no debemos olvidar que la pandemia también nos afecta como individuos. Muchos hemos sufrido momentos de angustia, incertidumbre, frustración y tristeza.

Tal vez uno de los temores más grandes es resultar contagiado y poner en riesgo nuestra vida y la de nuestros seres queridos. ¿Cómo mantener la calma mientras el coronavirus nos invade?

Eduard Fabián Arraut Camargo, psiquiatra de la Unidad de Farmacodependencia del Hospital Psiquiátrico San Camilo de Bucaramanga, explica que la COVID-19 es una enfermedad de inicio súbito que genera un tipo de estrés postraumático. “Es el mismo efecto que genera cualquier situación en la vida que aparece inesperadamente, las personas normalmente hacen un duelo”.

De acuerdo con el experto, el paciente inicialmente suele pasar por una fase de negación al no querer aceptar su condición. “Lo importante en esta etapa es conocer realmente la enfermedad, sin llegar a sobredimensionarla. Hay personas que por su personalidad o por el ambiente en que se encuentran tienden a sobredimensionar los efectos de la enfermedad”.

Cuando ya hay una aceptación de la situación, puede producirse un sentimiento de rabia. “Aparecen preguntas como ¿Por qué me dio a mí? ¿No me cuidé? Es importante el apoyo de la familia y entender que es algo fortuito, que no necesariamente tuvo que haber sido por un descuido”.

En el proceso la persona contagiada empieza a replantear las creencias sobre la salud y la vida. “El superar la enfermedad nos hace seres humanos valiosos; nos ayuda no solo a querernos más, sino que despierta el deseo de querer ayudar a otros. Tenemos que replantear comportamientos que deben promulgar por la vida y el bienestar; hay que confiar en que vamos a salir adelante”, resalta Arraut.

Más responsabilidad y menos culpa

Sobre el sentimiento de culpabilidad que puede sentir alguien al infectar a algún ser querido, el psiquiatra señala que hay que tener en cuenta que no se trata de un hecho premeditado. “La culpa que está en nuestra cultura muchas veces se maneja de una forma destructiva. Es mejor concentrarnos en reforzar la responsabilidad”.

Cada quien debe tener presente que tiene una responsabilidad como adulto, con su propia salud y la de su familia, al igual que con la comunidad. “No es con culpa que vamos a hacer las cosas, ni con miedo que vamos a evitar los contagios, sino con responsabilidad. No necesitamos tener Policía o alguien que te mande o acuse. Individualmente se debe asumir la responsabilidad”.

El médico subraya que debemos aprender de este nuevo reto. “La humanidad ha vivido diferentes pandemias y las hemos enfrentado. Vamos a asumir nuevas responsabilidades para ser mejores comunidades”.

Durante el aislamiento

Cuando una persona es detectada con coronavirus, inmediatamente es puesta en aislamiento durante unos 14 o 21 días.

Al respecto Arraut asegura que “psicólogos, médicos, escritores, filósofos y demás, han planteado que aunque haya un encierro físico, la mente sigue produciendo. La libertad es un proceso que viene desde el interior”.

Entre las posibilidades para sobrellevar este periodo, las personas podrían aprovechar el tiempo de varias formas. “Se podría crear una rutina de alimentación, actividades y ejercicios. El contacto con los demás, vía telefónica o virtual también es importante”.

No obstante, si el paciente sufre otras afecciones como depresión, sí es necesario recibir un acompañamiento terapéutico por parte de psicólogos o psiquiatras. “Tenemos que aprender a pedir ayuda y a darla a la gente necesitada”.

Solidaridad

Para personas que tienen facilidades, podría resultar muy sencillo quedarse en la comodidad de su casa. Pero no todos tienen estos privilegios.

“Para muchos esta enfermedad es algo dramático, por eso la solidaridad es fundamental; quienes están cómodos tienen mucho que darles a otros, realmente se requiere solidaridad. Mientras hay quienes se quejan teniéndolo todo, otras personas tienen que vivir la enfermedad en condiciones de hambruna… A veces estamos tan encerrados en nuestro narcisismo que olvidamos que el otro existe”.

Tomada: Vanguardia.

producci

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *