Socorranos piden unión para salvar la basílica

 Socorranos piden unión para salvar la basílica

El objetivo principal es conformar un comité que lidere antes los diferentes organismos cada uno de los procesos que se requieren para sacar adelante el proyecto.

Un grito, casi que desesperado, hace la Fundación Socorranos en Acción buscando la unión de líderes políticos, empresarios y entidades del Estado de orden local, departamental y nacional, para que entre todos ayuden a ese gigante de piedra que desde 1954 (cuando finalizó su construcción) ha cuidado los sueños de los oriundos de estas tierras.

Las fisuras que amenazan con hacerse más y más grandes son apenas el abrebocas de un problema estructural que necesita con urgencia una inversión que se calcula podría estar alrededor de los $12.000 millones.

Silvia Stella Rugeles de Rugeles, presidenta de la fundación, explicó que en medio de la preocupación que hay por la basílica, se decidió citar este 16 de junio (día de la virgen del Perpetuo Socorro, patrona de los católicos de esta población) a un gran conversatorio nacional online, en donde espera la participación de los arquitectos y profesionales que han estado en los diferentes estudios de la infraestructura, funcionarios del gobierno departamental y local, la alcaldesa y anteriores burgomaestres de la capital comunera, y todos aquellos interesados. La invitación es las 3:30 de la tarde en el link zoom.us/j/7746375645.

El objetivo principal es conformar un comité que lidere antes los diferentes organismos cada uno de los procesos que se requieren para sacar adelante el proyecto.

En este grupo ya se sumaron la alcaldía del municipio a través de la Secretaría de Planeación, así como la Gobernación de Santander, desde el mismo despacho.

Javier Acevedo, socorrano y Secretario de Planeación de Santander, se comprometió a elevar esta petición ante del Gobernador Mauricio Aguilar, para que desde allí se faciliten las conversaciones con el Ministerio de Cultura.

El funcionario señaló que desde su oficina se está en disposición de prestar todo el apoyo profesional que se requiera.

El problema es la plata

El principal inconveniente para sacar adelante el proyecto para determinar el estado estructural de la basílica y después el proyecto para desarrollar las labores correspondientes es el dinero.

En el primer paso, esta semana el Ministerio de Cultura en un comunicado le informó el padre Daniel Carreño, rector de la Basílica Menor de Nuestra Señora del Socorro, que los $300 millones para los estudios ya no estaban disponibles porque se gastaron en la emergencia del COVID-19.

En el mismo comunicado, le recomiendan a Carreño, los rubros oficiales desde donde podrían salir los recursos, pero le advierten que esas gestiones las tendría que hacer el mismo.

Alberto Escobar, Director Nacional de Patrimonio, indicó que si bien la basílica es un bien de interés cultural y patrimonial, las intervenciones le corresponden a su propietario, en este caso la Iglesia Católica. Sin embargo, para que se haga una inversión del Estado, debe ser como quien dice por ahí, un ‘todos ponen’, donde todos participen.

Está claro que la plata no saldrá del Estado Vaticano, es decir, de la Iglesia Católica, la propietaria. Carreño explicó que esperar esto es una opción demasiado lejana, “casi que ilusa” y por eso ahora se necesita del apoyo de todos para hacer de esta necesidad una realidad.

En este camino hay que esperar si el estudio que está elaborando el ingeniero Raúl Quintanilla es tenido en cuenta y aceptado por Patrimonio Nacional. Sobre esto, Escobar aseguró que ellos recibirán los proyectos que la diócesis radique, por lo que la decisión de tenerlos en cuenta o no estarían en manos de la iglesia.

Tomada: Vanguardia.

producci

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *