Se complican las clases de nuestros niños por poco acceso a internet

 Se complican las clases de nuestros niños por poco acceso a internet

A pesar de que existen entidades solidarias, como la Compañía de Jesús que se ha propuesto darles una mano a los niños que no tienen acceso a un computador para recibir clases, estos ingentes esfuerzos ‘se quedan en pañales’ tras el elevado número de estudiantes que no tienen acceso a internet.

Los padres de familia ‘se ven a gatas’ para conseguir las recargas de sus smartphones y poder garantizar que sus hijos tengan acceso a las tutorías de los colegios públicos.

El tema es neurálgico pues, ante las denominadas ‘clases en casa’, implementadas tras la arremetida de la pandemia, la falta de equipos de cómputo y de la web para mantener el distanciamiento social es hoy una limitante a la hora de estudiar.

La medida ha generado dolores de cabeza en padres de familia, sobre todo en hogares vulnerables en donde no cuentan con computador ni internet.

A los papás de los niños no les ha quedado de otra que alquilar celulares, para poder acceder a los grupos de trabajo virtuales y para descargar las guías o los talleres de sus procesos educativos.

¿Qué dice la Alcaldía?

Según Ana Leonor Rueda Vivas, secretaria de Educación Municipal, la dependencia que ella dirige “debe contratar el servicio de conectividad de las sedes educativas”.

Agregó que “los recursos los definió el Ministerio de Educación Nacional en marzo pasado, justo una semana antes de la modificación del calendario escolar”.

Dijo que, de todas formas, “muchos niños reciben los materiales de estudio con guías y material impreso que elabora cada docente y con el plan definido en cada institución educativa; así está funcionando en todo el país”.

Citó, por ejemplo, que “en Bogotá el 65% de los estudiantes no tienen equipos de cómputo”.

“Sin embargo, para el caso de Bucaramanga, hemos llegado al 98% de los estudiantes”, aseveró.

Y agregó: “Cada colegio tiene sus estrategias. Cada año el internet llega a todas las sedes mediante fibra óptica en el sector urbano y por radio a las sedes rurales; obviamente es para uso de los estudiantes en calendario escolar”.

Añadió que “en este momento no hay forma de contratar el servicio porque no hay atención en las sedes. Hacerlo implicaría un daño fiscal y una investigación de inmediato a los ordenadores del gasto”.

Sin embargo, dijo que la Oficina de las TIC de la Alcaldía revisa otras alternativas integrales: “La educación en casa no se ha detenido”.

“También hay una red de padres, líderes comunitarios, maestros y rectores remando al mismo lado, sin contar que existen alternativas como el WhatsApp y plataformas propias con las que llegamos a los niños”.

¿CÓMO VAMOS?
Según el programa ‘Bucaramanga Metropolitana Cómo Vamos’, en las instituciones educativas oficiales del área, de 9.696 estudiantes que presentaron la prueba Saber 11 en el año 2019, 3.312 no disponían de un computador en sus viviendas. Esta realidad limita de manera importante la formación de todos los jóvenes que continúen estudiando en casa.
Y a pesar de que la cobertura del internet se ha vuelto tan esencial como el acueducto o la energía eléctrica, según Yani León Castañeda, directora del citado programa, “el tema es grave de manera especial en las áreas rurales de los cuatro municipios del área”.
Según ella, en los corregimientos de Floridablanca la cobertura escasamente es del 28%; en Piedecuesta, del 18%; en Bucaramanga, del 14%; y en Girón, del 13%.
Y en la parte urbana, el acceso de la población a internet, si bien es mayor que en la zona rural todavía no es el óptimo: en Floridablanca es del 75%; en la capital santandereana, del 71%; en Piedecuesta, del 58%; y en Girón, del 57%.
Vale aclarar que en sectores populares, como Ciudad Norte, por citar sólo un ejemplo, de cada 100 habitantes sólo 26 tienen conexión a internet en sus hogares. Es decir, esta realidad la padecen de manera extrema las familias de los estratos 1 y 2.
Vale aclarar que la meta de los Objetivos de Desarrollo Sostenible es alcanzar el 100% de conectividad: “Sin embargo, la emergencia sanitaria ha mostrado la necesidad de adelantar esta meta”, precisó León Castañeda.
Tomada: Vanguardia.

producci

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *