Más de 600 familias del campo en Bucaramanga necesitan un puente nuevo

 Más de 600 familias del campo en Bucaramanga necesitan un puente nuevo

La comunidad afirma que varias personas han caído al vacío, incluso con sus caballos, debido al mal estado en el que se encuentra un puente de tablas que se construyó hace más de medio siglo en el área rural de Bucaramanga.

En el Corregimiento Dos de Bucaramanga, sus habitantes cuentan que hace unos 60 años se levantó un rústico puente para facilitar la movilidad en cuatro veredas de la zona. Aunque pasaron varias décadas, las más de 600 familias que habitan allí actualmente usan el paso elevado que se hizo con madera y cables de acero.

Su estructura “no ha cambiado nada en más de medio siglo”, afirma la comunidad. El piso, elaborado con tablas, debe resistir el paso de caballos, mulas y de vehículos con cargas de alimentos que producen los lugareños.

Los líderes comunales afirman que cada tres años se debe hacer mantenimiento al puente, y señalan que han tenido que reunir dinero entre los vecinos para hacer las reparaciones “porque la Alcaldía no ha estado pendiente”.

Recientemente el Municipio inició tareas para arreglar este paso elevado, que se ubica en inmediaciones de la vereda Bolarquí Bajo, en el kilómetro 12 de la vía que desde Bucaramanga conduce a Matanza.

Sin embargo, tales intervenciones contemplan el recambio de tablas, cables de acero y pilares. Básicamente, se renovarán los materiales de la vetusta estructura. La comunidad reclama un nuevo puente, uno más resistente y perdurable, que brinde una solución definitiva.

Tomada: Vanguardia.

 

producci

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *