En el barrio Caldas, aunque ya entregaron ayudas, no fueron suficientes

 En el barrio Caldas, aunque ya entregaron ayudas, no fueron suficientes

Una estudiante de la UIS realizó una campaña en el barrio Caldas de Floridablanca, para ayudar a los que más necesitan en esta pandemi

Estar encerrados en nuestras casas es lo más seguro en este momento, pero también, se vuelve –hasta cierto punto– nocivo, cuando nos impide ver la realidad que puede estar a nuestro lado.

Así le ocurrió a Catalina, una estudiante de la UIS, que prefiere no decir su nombre completo porque su idea no es sacar provecho de la grave situación que enfrentan sus vecinos y de la que se enteró apenas cuando tuvo que salir a mercar.

La mayor preocupación en el sector es la gran cantidad de niños que hay. En 84 familias hay 72 niños. /Foto: SUMINISTRADA
La mayor preocupación en el sector es la gran cantidad de niños que hay. En 84 familias hay 72 niños. /Foto: SUMINISTRADA

Trapos y trapos rojos colgados en los frentes, la hicieron caer en cuenta de que no podía quedarse de brazos cruzados, algo tenía que hacer por la gente que de su sector que no tenía nada que comer y que parecía haber sido ignorada por las autoridades.

Pero la necesidad no es sólo de comida, les hace falta jabón para manos y para el aseo de las viviendas y como hay tantos bebés, también necesitan pañales y leche especial para ellos.

Fue por eso que ella, decidió emprender una campaña con sus amigos y conocidos para entregar ayudas especialmente, a los hogares donde hay niños, mujeres embarazadas y adultos mayores.

En medio de esta campaña, se “tropezó” con Nelson Herrera, un carpintero del barrio aledaño, Altoviento I quien inició con un punto de donación y entrega de ayudas y lo buscó para juntos cumplir el deseo de ayudar a los demás.

“Con el vecino empezamos a pasar por todas las casas para hacer un censo y determinar cuántas familias había, cuántos niños y ancianos, para distribuir las ayudas equitativamente”, precisó Catalina.

Asimismo, buscan incentivar que en las casas donde residan varias familias se cocine de manera comunitaria para ahorrar la comida.

“Lo más importante de esto es motivar el trabajo en comunidad, ver la necesidad del otro y en lo que se pueda dar la mano”.

“Esta crisis nos está afectando a todos y evidentemente no podemos resolverla individualmente. Yo no puedo prevenir el contagio en mi casa si mis vecinos no tienen ni jabón ni tapabocas ni agua ni alimentos”, sentenció la estudiante.

Por su parte, Herrera, quien montó en su negocio el punto de donación y recepción de apoyos, invitó a la gente a contribuir y contó lo importante que ha sido para él ayudar.

“Aquí ningún ente departamental ni la alcaldía ni un concejal ni un presidente de Junta de Acción Comunal, nos ha colaborado otra gente y muy poca y hemos llevado esas ayudas hasta donde podemos, ya el dinero se nos está acabando”.

“El hambre no espera y esto me lo puso Dios en mi corazón para que ayudara. Me parte el alma ver a la gente haciendo de todo por conseguir un plato de comida”, manifestó Nelson.

Aunque ya hicieron el primer mercado de ayudas con los recursos recibidos, ya cuentan con el censo tabulado y esperan hacer entregas de manera equitativa y lo más pronto posible.

Pronto llegarán

El alcalde de Floridablanca, Miguel Ángel Moreno, habló con Q’hubo y precisó que en los próximos días llegarán al Caldas.

“Cubrimos el viernes pasado gran parte del barrio Caldas porque es uno de los más grandes. Aún nos faltan algunas cuadras y vamos a volver porque a los barrios que vamos, no dejamos una cuadra sin cubrir”, argumentó el mandatario.

¿Cómo ayudar?

Si desea contribuir a esta causa, puede comunicarse con Nelson al 315 385 8133 y con Catalina al 316 686 2975.

a.

producci

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *