Más de 3.000 casos han sido resueltos por conciliadores

 Más de 3.000 casos han sido resueltos por conciliadores

Quitarle 3.000 casos a la intolerancia es el resultado del trabajo de conciliación en Barrancabermeja. Eso quiere decir que en siete años, cada día un conflicto que pudo terminar mal se solucionó por la vía del diálogo.

Una labor silenciosa, pero aplicada y de resultados evidentes para una sociedad que se caracteriza por la intolerancia y el mal humor es el que cumplen los conciliadores en equidad en la ciudad de Barrancabermeja.

Seguramente algunas personas habrán escuchado hablar del PACE, pero pocos saben lo que realmente significa esta sigla. Pues bien, se trata del Punto de Atención de Conciliación en Equidad, que cumple sus labores en el Centro de Convivencia Ciudadana con unos resultados que sorprenden a todas luces.

Tanto así que en los últimos siete años estas personas han logrado resolver más de 3.000 casos, lo cual dicho en otras palabras, significa que un caso diario, en promedio, se resuelve por las vías del diálogo y no a los puños o de formas aún peores.

Manuel Domingo Gamboa es uno de los 32 conciliadores que nombró el Juzgado Primero Civil del Circuito en el año 2010. En realidad solo 4 están activos en la administración de justicia en equidad.

Este hombre señala que en Barrancabermeja en un alto porcentaje de los casos que llegan al PACE tiene dinero de por medio.

“Generalmente la mayoría de conflictos tiene que ver con dineros, gente que arrienda y no se le paga, personas que dejan vencer los servicios púbicos de un inmueble, préstamos que la gente no quiere pagar o problemas de familia con algún miembro por conductas diversas, o en el campo laboral personas que hace un trabajo y no les pagan…

Existen algunas instancias para determinados casos, como la Oficina de Trabajo, sin embargo, aquí los conflictos se solucionan un poco más rápido, más sencillo porque los temas procuramos en ocho días resolverlos, cualquiera sea la situación y por compleja que parezca, incluso hay casos que se resuelven el mismo día”, explicó Gamboa.

Según indicaron fuentes distritales acerca de este trabajo, en la Constitución Política de Colombia ser conciliador en equidad es un asunto ‘de dignidad’, por lo tanto su labor no es remunerada.

Aun así, personas como Manuel Domingo Gamboa se la juega porque los conflictos se resuelvan en una mesa y no e n la calle de manera violenta.

“A la comunidad le decimos que aquí en el CCC hay un espacio, hay personas que ayudamos a la solución pacífica de los conflictos. Entender que somos una comunidad y siempre van a existir dificultades, pero encontramos aquí soluciones.

Procuramos hacer diversas propuestas que sirven como soluciones y llegamos a acuerdos, que llegan a ser válidos en cualquier parte del país, ya que se consignan en un acta y hace tránsito a cosa juzgada y es un documento de estricto cumplimiento”, puntualizó.

producci

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *